Estatales refuerzan planteamientos salariales para este año.

Compartir

Luego que desde el Gobierno de la Provincia salieran a marcar la cancha, en la antesala de las negociaciones salariales que se avecinan, los gremios de trabajadores del Estado, docentes y médicos de hospitales públicos reafirmaron sus planteos de aumentos para este año, que van desde un 25 por ciento de piso hasta un 40 por ciento.
Las cifras fueron confirmadas en respuesta a la postura adelantada por el ministro de Economía provincial, Alejandro Arlía, quien había señalado la semana pasada que los porcentajes adelantados por los gremios estaban “fuera de las posibilidades financieras” de la Provincia.
El lunes último, representantes de la Asociación de Trabajadores del Estado explicaron que pedirán un porcentaje de aumento del orden del 30 por ciento que “permita recuperar lo perdido y defendernos de la inflación”. Además quieren discutir un estatuto escalafón y equiparaciones de categorías.
El secretario general de ATE Junín, Julio Miguenz, volvió a hablar del pedido de reclamo del sector de la administración pública para la próxima reunión con la Provincia, y afirmó que el gremio demandará una suba salarial del 30%, en consonancia con la inflación que calculan que habrá en el año, y una paritaria abierta para discutir un estatuto escalafón de los trabajadores y equiparaciones de categorías entre las diferentes áreas.
“Para nosotros esta discusión no se salda en tres o cuatro reuniones para establecer una suma salarial y después cerrarla. La paritaria tiene que quedar abierta para discutir el tema salarial, la discusión de un estatuto escalafón elaborado por los propios trabajadores, que abra la perspectiva de una carrera administrativa para los estatales”, dijo el dirigente.
“Vamos a las paritarias exigiendo recuperar lo perdido” argumentó el secretario general de ATE provincia. “Fue mucho lo que perdimos en 2009, cuando la inflación fue de 16% y el aumento que otorgó el Gobernador fue del 9% (perdimos 7 puntos). En 2010 la inflación fue del 26% y el aumento fue del 17% (perdimos 9 puntos). La canasta básica de un trabajador hoy esta en 5.300 pesos y el salario mínimo de un estatal es de 1.800 pesos. Además hay situaciones mas graves aún, porque una portera o una cocinera con 30 horas de trabajo cobra 600 pesos menos que un trabajador con igual categoría y régimen horario en la administración central”.

Fuente: DEMOCRACIA