Construir un polo audiovisual en este lugar significa la desaparición de la repartición

Compartir

Un grupo de compañeros de la Mesa Ejecutiva de la CTA Capital visitó hace unos días la Isla Demarchi y recorrió las instalaciones y su historia junto a Oscar Verón, delegado general de la Junta Interna de ATE en Vías Navegables y otros trabajadores. Explicaron por qué la Isla no está desierta, cuál es la importancia de que ese sector del Estado funcione en el distrito del Río de la Plata y le responden a la Presidenta.

Pablo Spataro, secretario General Adjunto de la Central porteña; junto a Mariano Randazzo, secretario de Comunicación; Carla Rodríguez y Néstor Jeifezt del Movimiento de Ocupantes e Inquilinos, fueron recibidos por Oscar Verón, quién los llevó a recorrer las instalaciones de esta repartición del Estado que el 26 de octubre cumplió 114 años de existencia.

El pasado miércoles 29 de agosto, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, anunció mediante cadena nacional la creación de un Polo de Desarrollo de la Industria Audiovisual y Cinematográfica en la Isla Demarchi, conocida también con el nombre de distrito o delegación del Río de la Plata. Por medio de esta cadena, informó la firma de los decretos 1527 (que eleva el monto máximo de subsidio que pueden recibir las películas nacionales de alto presupuesto) y 1528 (que posibilita a las productoras de contenidos audiovisuales, digitales y cinematográficos acceder a los mismos beneficios que se otorgan a la industria).

Los anuncios de la Presidenta
Durante la presentación de la iniciativa, que se realizó en el Museo del Bicentenario, la primera mandataria expresó: “Cuando me trajeron el proyecto del Polo de Desarrollo de la Industria Audiovisual, yo no sabía que existía esto que se llama Isla Demarchi, que está acá a penas a unos metros de Puerto Madero. Un espacio público que hoy no tiene ninguna utilidad, que pertenecía a la antigua adminstración de Puertos y de Vías Navegables, y que vamos a transferir a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), para se constituya una sociedad anónima donde el 99 por ciento sea del ANSES y el 1 por ciento de la Secretaría de Comunicación, para ser la punta de lanza para hacer de este maravilloso proyecto en la Isla Demarchi.”

“A partir de este desarrollo, que tiene una inversión privada muy importante, donde el Estado va a estar asociado en tierras que hoy no tienen ningún uso pero que tienen un valor incalculable; en 30 días se va a llamar a un concurso de ideas, de presentaciones, de desarrolladores urbanos, con normativas muy claras que va a establecer la ANSES, con un comité evaluador que va a estar integrado por este último, por la Secretaría de Comunicación, por el Ministerio de Planificación en el sector urbanístico y de obras públicas y también vamos a invitar al gobierno de la Ciudad para que forme parte.”, agregó la Presidenta.

Una comitiva constituida por compañeros y compañeras de la CTA Capital visitó la Isla Demarchi el pasado martes 23 de octubre al mediodía. Fueron recibidos por el delegado general de ese sector, Oscar Verón, quién durante una recorrida por las instalaciones del lugar, contó un poco de la historia de ese organismo público y le respondió palabra por palabra a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

¿Qué es la Isla Demarchi?
En el momento de mayor esplendor trabajaban en ese sector 15 mil compañeros. La Isla Demarchi era uno de los astilleros más grandes de sudamérica. Al principio se llamó Dirección Nacional de Hidráulica y Puertos, después pasó a ser el Ministerio de Obras Públicas y en la actualidad Dirección Nacional de Vías Navegables.

“Desde el menemato hasta la actualidad ha habido un continuo vaciamiento en todo el Estado. La reducción fue tan drástica acá, que en los ’90 había más de mil trabajadores y ahora no llegan a 350. Sin embargo, decimos que acá existen más de mil porque 350 son estales y alrededor de 650 son empleados de la empresa que tomó la conseción del dragado y señalización de la red troncal.”, explicó Verón

“Según la presidenta estos terrenos están abandonados, pero además de la repartición de Vías Navegables tenemos la Escuela Nacional Fluvial, donde estudian unos 200 alumnos y trabajan 30 profesores y unos 20 trabajadores de manteniento. A pesar de haber dicho que no sabía de la existencia de la Isla, la presidenta estuvo presente en la reinauguración de esta escuela en el año 2009 y recuerdo que en esa oportunidad le dijo a Hugo Moyano que a pesar de que él defiende el tralado por camiones, el transporte de mercaderías por red fluvial es mucho más barato y menos contaminante.” agregó el compañero.

En cuanto a la posibilidad de que se mude esa dependencia hacia otro lugar de la Ciudad, Verón explicó que la repartición posee casi 30 buques que tienen más de 120 metros de largo, más las embarcaciones menores de apoyo, lanchas de estudios hidrográficos, entre otras cosas, por lo cual es indispensable tener muelles y espejos de agua.

“Tendría que funcionar dentro de un puerto, pero el de la Ciudad de Buenos Aires está privatizado. El Estado Nacional todavía tiene algunos recovecos dentro del Puerto de Buenos Aires, pero le queda muy poco para disponer y trasladar todo esto. Tampoco se puede trasladar a otro lugar más lejano, porque por ejemplo, si se trasladara al Puerto de La Plata, se aumentarían los costos y generaría otros problemas, porque no habría lugar dónde amarrar.”, completa el delegado general de ATE en Vías Navegables.

¿Qué funciona en la Isla Demarchi?
No hay en el país otra repartición que pueda hacer el trabajo de esta. Pero no solamente por el mantenimiento de los canales, señalización, relevamiento, hacer el estudio batimétrico e hidrográfico de los ríos, y el historial de los ríos, lo que uno necesita es tener una repartición que permita afrontar emergencias. Colabora cuando hay emergencia, como cuando viene una gran inundación y hay una ciudad que se está hundiendo. Vías Navegables trabaja para salvar el tunel subfluvial y las torres de alta tensión, cuando hay bajante de río. Esta repartición evita que se gaste muchísimo dinero en las contrataciones multinacionales, es trabajo genuino, directo para el Estado, para el privado y para todo el mundo.

“Se ve que hay un desconocimiento absoluto por parte de la Presidenta. Uno no va a pretender que conozca todo, pero los asesores, los ministros, subsecretarios, los que tienen que ver con el área se ve que o no tuvieron oportunidad de informar o en su defecto, no les importa. Nosotros a veces nos inclinamos más por la segunda opción, que los negociados inmobiliarios están por sobretodo.”, opinó Verón.

Quién además agregó: “Hablamos de negociado porque para poder ser tomadas estas tierras para este proyecto, previamente fueron declaradas sin utilidad pública. Aún pensando que hay otra escuela ahí, que se llama Escuela de Capacitación Marítima del SOMU, que tiene un simulador de navegación de última generación; que está amarrado el buque escuela Doctor Manuel Belgrano que amadrinó la presidenta; fue declarado sin utilidad, para poder ser metido dentro del negocio. ¿Y por qué negocio? Porque más allá que uno lee los pliegos, que les piden condiciones y que va a haber una inversión privada, es el ANSES el que va a poner el dinero. Con fondos públicos se van a construir cosas que aparece como un Polo que va a ser del Estado, pero solo el 20% va a ser del Estado y el 80% va a ser del sector privado”.

Con respecto a las posibilidades de convivencia entre un sector y otro, Oscar Verón dijo que “hoy por hoy no es la alternativa del Poder Ejecutivo Nacional. De hecho nosotros hicimos una propuesta, cediendo 20 mil o hasta 30 mil hectáreas y convivir y que hagan el Polo. Pero no es la órden que tienen, porque el proyecto no es ese. El proyecto es hacer un Puerto Madero, pero esto no puede convivir con un sector que es netamente industrial, con gente soldando, haciendo trabajos específicos que tienen que ver con lo naval. Construir un polo audiovisual en este lugar significa lisa y llanamente la desaparición de la repartición”.

Fuente: www.ctacapital.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Capital