Jubilados fueron estafados con un “cuento del tío” en los reajustes de haberes.

Compartir

Fuente: Diario La Verdad Online

El caso de Carlos Ordóñez es apenas uno de los varios que se han sucedido en las últimas horas. Ante la promesa de un incremento salarial de alrededor de mil pesos, una oferta casi imposible de resistir para quienes perciben magros haberes mensuales, muchos jubilados juninenses firmaron un poder para que un abogado platense “hiciera las gestiones”.
Pero es solamente un cuento del tío. Los incrementos están previstos otorgarse sin la realización de trámites, y benefician a ex empleados bonaerenses. Quienes firmaron el poder a este abogado, son estafados porque quedan comprometidos a pagar el 30% del retroactivo que reciban.
Ante esta situación, el director gubernamental del Instituto de Previsión Social, Carlos Albaqui, recordó que todos los trámites ante el organismo son gratuitos y pueden realizarse personalmente, sin que se requiera en forma obligatoria de la presencia de ningún gestor o abogado.

El caso
Carlos Ordóñez contó su caso públicamente. La historia se inició cuando se encontró con una persona que le ofreció encargarse de la realización de un trámite para cobrar mil pesos más por mes, “algo nada despreciable para cualquier jubilado. Pero para esto, esta persona exigía la firma de un poder, porque tenía un abogado amigo dentro del IPS que movía cualquier cosa y pudiera empezar a trabajar”.
“Entusiasmado por la oferta, y en algo que no fui el único según me enteré después, le firmé la carta poder para que el abogado pudiera intervenir en todo lo que fuera necesario para tramitar el beneficio previsional”, explicó.
Además, contó que “me dijo que no se requería certificar la firma, con lo cual se demostraba el poder que esta persona tiene, a la cual no conozco ni siquiera sé si se trata de un nombre de fantasía”.
“Cuando me comuniqué directamente con el IPS me aclararon que no era necesario ningún trámite especial, salvo que yo quisiera que alguien en nombre mío fuera a decirme lo que iban a hacer”, sostuvo.
Para esto, Ordóñez tuvo que firmar otro papel “diciendo que debía pagar al abogado el 30% del retroactivo a cobrar correspondiente al reajuste. La diferencia es de 600 a 900 pesos por mes, y en salud, nos toca un retroactivo desde abril hasta la fecha. Haciendo una cuenta simple, tenemos cinco meses de al menos 600 pesos, un total de 3000. El porcentaje sería de $ 900”.
“Lo primero que hice fue revocar el poder que le había firmado a esta persona que está en la puerta del banco, contando la gente que entra y sale”, remarcó el jubilado.

El abono
Según se supo en las últimas horas, el Gobierno provincial pagará una diferencia salarial a los estatales jubilados bonaerenses, producto del blanqueo de sumas no remunerativas que percibía el personal en actividad.
Albaqui, explicó que “los jubilados de la Provincia de Buenos Aires que cobran dentro del sistema del IPS, han tenido una incorporación –a partir de una decisión del Poder Legislativo, puesta en práctica por el Ejecutivo provincial- de distintos índices que no entraban como remunerativos, y con esto se concreta un aumento en los haberes jubilatorios”.
“Esto ya se ha empezado a pagar en algunos casos, como ciertos sectores que tienen que ver con cargos desempeñados en el gobierno provincial, fundamentalmente el área salud y otros de educación. Paulatinamente se irán incorporando otros sectores”, anunció.

Sin intermediarios

Además, sobre los casos de estos poderes que inescrupulosos hacen firmar a los jubilados, Albaqui recordó que “el IPS tiene la característica que tratamos de trabajar y profundizar cada día, de que tanto el beneficiario previsional como el que recibe pensiones o pensiones sociales, pueda hacer los trámites de manera gratuita, presencial, on line o con formularios vía correo”.
“Cuando el beneficiario tiene nuevos servicios para ajustar o la posibilidad de incorporar nuevos ítems, con la sola presentación de la solicitud más la fotocopia del documento de identidad, el último recibo de haberes, el certificado de servicio que en su momento aportó al expediente, la credencial de jubilado del IPS y constancia del CUIL bastan para que el Instituto reajuste sus haberes”, agregó.
También dijo que “no hay trámite en el Instituto de Previsión Social en donde se requiera la participación de gestor o abogado. Esto no implica que haya otros trámites que llevan adelante profesionales, pero por voluntad de los beneficiarios”.
Por otra parte, el profesional puntualizó que “la gente que se considera estafada puede recurrir al Colegio de Abogados para asesorarse, y luego obrar en consecuencia. Pero es incorrecto que se requiera de un abogado para las gestiones, y si hay un abogado que fuerza la situación a este límite está cometiendo una falta ética en el ejercicio de la profesión, que debe ser sancionado”.

+INFO