Julio Miguenz: “La presidenta deberá escuchar el reclamo de los trabajadores”

Compartir

El titular de la Asociación de Trabajadores del Estado de Junín, Julio Miguenz, calificó como “altamente positivo”al paro general realizado en nuestra ciudad, y detalló que la adhesión de los trabajadores del hospital fue del 90%; en educación, del 80%; y en vialidad, del 60%.

Además, aseguró que también se sumó un gran porcentaje de empleados municipales y de otros gremios nucleados tanto en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), como en la Confederación General del Trabajo (CGT).

“El paro ha sido altamente positivo y activo”, dijo y agregó: “Resalto lo de activo, porque no fue un paro para vacacionar o para quedarse durmiendo, como dicen muchos. Por el contrario, desde las cero hasta las cinco de la tarde de hoy (por el 20-11) vimos el desfile de cientos de trabajadores que reclamaron en el cruce de las rutas 7 y 65”.

En este sentido, destacó la unidad de la clase obrera y afirmó que, “pese a las diferencias que puedan existir”, todos los trabajadores se unieron en un mismo reclamo.

Por su parte, el titular de Camioneros a nivel local, Miguel Gauna, expresó su satisfacción por el éxito de la medida de fuerza y afirmó que, en el gremio que lidera, la adhesión fue cercana al cien por ciento.

El paro de actividades convocado por la CTA y la CGT moyanista afectó en Junín a la administración pública municipal, la recolección de residuos, las escuelas públicas, el Departamento Judicial Junín y el Hospital Interzonal General de Agudos,  entre otros.

En cuanto a los bancos, mientras que en el Provincia sólo se pudieron realizar algunos trámites –las cajas no funcionaron-, el Nación directamente cerró sus puertas.

En lo que hace a la administración pública, las regionales de la AFIP y ANSES estuvieron abiertas a al público.

Respecto a la actividad comercial, fue prácticamente normal, puesto que la Federación de Sindicatos Empleados de Comercio a nivel nacional no adhirió a la convocatoria del líder camionero Hugo Moyano.

La medida sí afectó a las estaciones de servicio, que si bien atendían a sus clientes, a medida que avanzó el día se fueron quedando sin GNC y no pudieron despachar.

Los maestros y profesores nucleados en la Unión de Educadores Bonaerenses no fueron a trabajar, mientras que no adhirieron los docentes y auxiliares enrolados en SUTEBA, SADOP y UPCN.

¿Oídos sordos?

En diálogo con DEMOCRACIA, Gauna criticó la falta de diálogo y de respuestas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sostuvo: “El Gobierno nacional ignora todo. Por ahí mañana la presidenta sale hablando del partido de Argentina y Brasil y de esto no dice nada”.

“Yo creo que tiene que ir tomando nota y dándonos soluciones, porque el paro de hoy fue contundente”.

En la misma línea, Miguenz indicó: “El Gobierno toma nota de todo, pero no resuelve nada por la soberbia y el autoritarismo que tiene. No quiere dar el brazo a torcer y se niega a reconocer que el reclamo es justo”.

Sin embargo, el sindicalista estimó que la mandataria “en algún momento va a tener que dar respuesta y escuchar”, porque “lo único que se está pidiendo es vivir  dignamente, con educación, salud y seguridad social, como corresponde”.

Para Miguenz, la medida de fuerza llevada a cabo ayer no sólo tuvo como protagonistas a los trabajadores activos, sino también a los jubilados, que se acercaron a la ruta para reclamar el 82 por ciento móvil, “que la presidenta se niega a darles”.

Concentración

Desde la cero hora de ayer, comenzó la concentración de dirigentes gremiales y trabajadores, quienes cortaron parcialmente la Ruta Nacional Nº 7 –en su intersección con la Ruta Provincial Nº 65-, hasta cerca de las 17.
Según los sindicalistas consultados por este diario, la manifestación fue totalmente pacífica y no provocó grandes trastornos para el tránsito de Junín y la Región.

“Las demoras fueron como máximo de diez minutos para los camiones, mientras que a los autos particulares y los vehículos de emergencia (ambulancias y coches-bomba) se les dio paso permanentemente”, dijo Miguenz, a lo que Gauna agregó: “Lo que menos queríamos era perjudicar a la gente”.

Entre los principales reclamos figuran la eliminación del tope para el cobro de las asignaciones familiares y la supresión del impuesto a las ganancias de los trabajadores.