Los compañeros municipales de Hughes volvieron al paro

Compartir

Los compañeros municipales de Hughes decidieron ayer cortar, de 8 a 12, el tránsito en la ruta nacional Nº 8, en las inmediaciones de esta localidad, en una medida que continuará por tiempo indeterminado hasta que la comuna abone la totalidad del sueldo que adeuda a los 60 agentes de planta permanente y a los 35 contratados.

La medida, según indicaron los compañeros dirigentes de la Asociación Trabajadores del Estado de Hughes, es la respuesta a una situación que se repite en el tiempo, ya que, por ejemplo, el mes pasado los sueldos fueron depositados recién el día 25.
Los compañeros indicaron que los trabajadores  “saben de la existencia concreta de fondos para pagar todo lo adeudado de una sola vez y cuando corresponde, pero las autoridades prefieren continuar abonando los sueldos en forma fraccionada”.
Obviamente, el blanco de todas las críticas es el presidente comunal Daniel Sciamaro, y en tal sentido, el personal en conflicto fue contundente en su pronunciamiento: “Si el presidente comunal no paga los sueldos en tiempo y forma, hay corte y resistencia de los trabajadores”.
Desde primeras horas de la mañana de ayer, los trabajadores salieron a las calles de Hughes a manifestar su malestar y cortaron esta importante vía de comunicación nacional después de darse por enterados de que en el edificio comunal no había nadie que pudiera atender sus reclamos. Lo que precipitó la reacción de los trabajadores fue que las autoridades incumplieran el compromiso de reunirse con los compañeros respresentantes de ATE.
La disconformidad de los compañeros de Hughes ha elevado su tenor y, según trascendió, aunque el problema salarial alcance alguna próxima solución, desde algunos sectores se pediría nuevamente la renuncia al cargo del presidente comunal Sciamaro.

Octubre 2010

En octubre y noviembre pasados el funcionario protagonizó una saga que incluyó su renuncia y su reasunción al cargo en medio de un 2010 plagado de enfrentamientos con los trabajadores y otros sectores, como la Iglesia.
Efectivamente, el pasado 28 de octubre el presidente comunal renunció a su cargo tras un duro conflicto mantenido —como en la actualidad y por las mismas razones— con los empleados comunales, los que reclamaban sueldo adeudados con un paro de actividades que se extendió por dos semanas con marchas por las calles del pueblo, un corte de la ruta Nº 8 que en aquellos días fue de dos horas y escraches al mandatario comunal. Un mes después reasumió y prometió ser más prolijo con las cuentas, pero el conflicto volvió a las calles.