Peidro: “El 25 de agosto marcará un antes y un después en la CTA”

Compartir

El secretario adjunto de la CTA, Ricardo Peidro, indicó que el Encuentro Nacional de Delegados de la Actividad Privada que tendrá lugar el próximo 25 de agosto en el micro estadio de Ferro Carril Oeste en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es clave en el desarrollo hacia una central de masas. El titular del gremio de los visitadores médicos fue entrevistado el viernes a la noche por el programa “Lo que somos”, que difunde la CTA Río Cuarto por Radio Universidad de esa ciudad del sur cordobés.

He aquí lo que dijo Peidro:

¿Cuál es la evaluación del paro activo dispuesto por la CTA el 8 de junio?

La jornada del 8 de junio fue impresionante, con un caudal de movilización en todo el país muy notorio. Miles de trabajadores se sintieron identificados con ese paro y con el pliego de reivindicaciones que levantamos al que adhirieron masivamente. Con esa medida unificamos la protesta en todo el país lo que implica un crecimiento en los niveles de conciencia y organización. Ese día se expresaron en todo el país de manera muy clara los trabajadores que hicieron suyo ese pliego de reivindicaciones. Cuando Moyano convoca a esa movilización en la Plaza de Mayo días más tarde, vemos que también ese sector de la CGT hace suyo parte de nuestro pliego reivindicativo. Estamos en una etapa en la que los trabajadores asumen un protagonismo muy importante. Una etapa en la que tenemos que seguir avanzando.

La CTA ha solicitado una audiencia a la Presidenta de la Nación, ¿con qué objetivo?

Pedimos una audiencia a la Presidenta porque consideramos que es hora de empezar a discutir estos temas que aquejan a los trabajadores. Fundamentalmente, con la profunda preocupación de que cuando se habla de crisis siempre recae sobre los trabajadores, sobre quienes ponen la lupa, en lugar de hacerlo con los grupos económicos que, como dice la propia Presidenta, durante estos años se la llevaron en pala.

El conflicto social se extiende como marcha de aceite.

No se puede tapar el conflicto social, ya no alcanza con el discurso de corte progresista o con buenas intenciones, hay que llevar adelante políticas concretas. Si en este momento no queremos que avance la derecha es necesaria una acción conjunta de todos los trabajadores en respaldo de nuestras demandas y, desde el Gobierno, llamando a todos los sectores para buscar la solución a estos problemas. El otro día, durante el paro y movilización de estatales, judiciales, profesionales de la salud, docentes de la provincia de Buenos Aires reclamando por el pago del aguinaldo bajo una lluvia torrencial, se llenó la Plaza San Martín de La Plata. Esta cuestión se va extendiendo porque no es un problema nuevo, ahora se hace visible en la provincia de Buenos Aires, pero hay compañeras y compañeros que vienen resistiendo y luchando en todo el país de manera encomiable.

¿Cómo imaginás el Encuentro Nacional de Delegados de la Actividad Privada pautado para el mes de agosto?

El encuentro del 25 de agosto es clave. No es una fecha más ni un hecho más de los tantos importantes que realiza la CTA. Organizar a los trabajadores de los sectores privados significa discutir hacia adentro de los grupos económicos. Y es fundamentalmente el sector en el que más tenemos que hacer valer la libertad y la democracia sindical, porque necesitamos sumar delegados de todos los establecimientos privados. Debemos establecer un plan de acción que permita elegir delegados ya que hoy la sindicalización en el sector sólo alcanza a un 15 por ciento. Para poder discutir al interior de los grupos económicos tenemos que tener representación directa. El pliego de reivindicaciones que llevamos adelante el 8 de junio para los sectores de la actividad privada fue clave, por eso tuvimos tanta respuesta de ellos. Esperamos que el 25 se establezcan las políticas para organizarnos hacia el interior de los grupos económicos y de las empresas del sector privado. Por supuesto que juntarnos es importante, pero si además avanzamos en esa dirección, ese 25 de agosto va a ser un antes y un después en la vida institucional de nuestra Central.

Además se podrá hacer visible la cantidad de organizaciones sindicales de nuevo tipo que se han enrolado en la CTA de la mano de jóvenes y mujeres fundamentalmente.

Lo que vemos en los últimos tiempos es que los compañeros de la actividad privada se organizan en la CTA porque no encuentran respuesta en el otro modelo sindical. Y lo hacen con una valentía digna de destacar. Los que venimos de la actividad privada sabemos lo que significa organizarse en esos sitios, hacer un paro no te cuesta un día, te cuesta directamente el trabajo. Estas incorporaciones demuestran que todo lo que venimos construyendo, todo el acumulado reunido en estos años nos permitió una legalidad que también reconocen los fallos de la Suprema Corte de Justicia, una legalidad surgida de la contención que da la CTA, aun sin Personería Gremial, que son signos indicativos de un nivel de desarrollo que es clave para los próximos tiempos.

¿Qué panorama se avisora de acá en adelante?

Nosotros sinceramente pedimos que el Gobierno abra las puertas, escuche las propuestas de los distintos sectores. Esa es nuestra aspiración, pero tenemos pocas expectativas de acuerdo a lo que viene desarrollando el propio Gobierno. Desde la CTA impulsamos una iniciativa política, la Constituyente Social, para poder reunir a todos los sectores más allá de la Central e ir construyendo el poder que necesitamos. Tenemos que construir poder popular en un espacio multisectorial que amerita articular políticas con otros sectores para incidir sobre la realidad como lo venimos haciendo.

* Equipo de Comunicación de la CTA Río Cuarto