Por un salario digno

Compartir

Ante el anuncio de la Presidenta de la Nación de convocar en agosto al Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, la Central de Trabajadores de la Argentina espera que no se trate de una nueva puesta en escena destinada a establecer un monto que no alcanza para afrontar la carestía de vida. Aspiramos a que ese espacio tripartito se convierta en el ámbito propicio de debate de los urgentes problemas sociales y económicos para que los trabajadores no paguemos la crisis.

Reclamamos asimismo que cesen las suspensiones y despidos hasta fin de año, que se aumente, unifique y eliminen los topes en las asignaciones familiares y que se derogue el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores por cuanto el salario no es ganancia.

El artículo 14 bis de la Constitución Nacional reconoce el derecho de los trabajadores al Salario Mínimo, Vital y Móvil y el artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo sostiene que el “Salario Mínimo, Vital, es la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión.

La CTA está en desacuerdo con la suma que, según ha trascendido, reclamaría la CGT en el seno del Consejo del Empleo y que no alcanzaría los 3.000 pesos. Un monto absolutamente insuficiente para hacer frente a las necesidades básicas de un trabajador y su familia. El Salario Mínimo, Vital y Móvil no debería ser inferior a 5.000 pesos al igual que el haber mínimo de los jubilados y los planes sociales para poder vivir dignamente.

Alertamos que una vez más el Gobierno se apresta a repetir con sus socios de la Unión Industrial, la Sociedad Rural, los banqueros y la CGT la lamentable “foto” del año pasado cuando se fijó por unanimidad un Salario Mínimo, Vital y Móvil de 2.300 pesos.

Frente al proceso inflacionario que pulveriza el poder adquisitivo del salario y el desamparo en que se encuentra un amplio universo de trabajadoras y trabajadores sometidos a la precarización y tercerización laboral que los condena a percibir sueldos de hambre, la CTA reitera que el único camino para recuperar la justicia social es el de la lucha, la movilización y la unidad en la acción para poner freno a la voracidad de los empresarios que se siguen llevando la plata en pala y a la soberbia del Gobierno que no escucha ni da respuesta a nuestros legítimos reclamos.

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional